Vender sin producir

By in , , , , , ,
908
Vender sin producir

Muy a menudo me llegan con ideas que son tan buenas y ambiciosas como locas, pero de algo sí estoy seguro, los emprendimientos no paran. No importa si está apenas comenzando o en pleno desarrollo y maduración, porque siempre habrá espacios para innovar, ofrecer nuevas soluciones, una mejor fórmula para sortear los obstáculos y ¡vaya que los he visto! Pero antes de convertirla en un proyecto tangible, siempre hago la misma pregunta: ¿tienes el músculo para levantarla?… generalmente la respuesta es: “no, pero mi idea es la del millón de $$$”. Ahí es cuando todos gozamos con Shark Tank viendo como muchos son devorados y unos pocos salen con buena pesca.

Emprender no está vinculado únicamente a crear algo nuevo, a romper el celofán siendo la primera inventando la mejor torta de chocolate nunca antes probada o la siguiente app de una nueva Red Social que sacará a las demás de Google Play Store. Podemos encontrar emprendimientos tan sencillos y exitosos que ni cuenta nos damos de su existencia, pero aun así los consumimos casi a diario ayudando a enriquecer otros bolsillos. Con esto no quiero espichar tus globos y que dejes de innovar, no, todo lo contrario; más bien quiero que mantengas en alto la motivación, porque mi intención es que veas más allá de lo obvio porque quizás estás perdiendo la oportunidad de ver modelos de negocios probados y con ellos tu idea puede apalancarse y despegar.

Entonces puede que esto sea para ti, que no cuentas con los recursos suficientes para desarrollar ese negocio y más hoy durante la coyuntura mundial. Voy a ir de macro a micro, con ejemplos que te pueden motivar a encontrar posibles nichos que habías pasado por alto, puede ser por creer que eran muy arriesgados o simplemente tan evidentes que no los habías visto como una oportunidad.

White Label

Modelos de negocio

Hay marcas que han logrado posicionarse muy bien dando una sensación que son las creadoras de los productos o servicios que comercializan, pero en realidad encontraron modelos de negocio que, aunque ya existían, le imprimieron su identidad y fueron conquistando espacios. Estos modelos son conocidos como White Label y Private Label.

El concepto White Label es cuando una compañía manufactura uno o varios productos genéricos y los ofrece a otras compañías quienes los venden bajo su propia marca. Un buen ejemplo es el medicamento Ibuprofeno cuando lo venden como Advil.

Private Label son productos o servicios que típicamente son producidos o proveídos por una compañía, para ser ofrecidos exclusivamente bajo la marca de otra compañía. En este caso podría ser la marca Great Value, exclusiva para Walmart.
Discúlpame por citar a Wikipedia 😉

Peter... ¿eres tú?

¿Sabías que lo más probable es que hayas consumido mantequilla de maní marca Peter Pan pero bajo la etiqueta de Great Value? y eso no es todo, sino que ambas son producidas por ConAgra Foods. Son el mismo producto, excelente calidad y sabor pero Walmart te pide la mitad del precio. La razón del por qué pagas más, es realmente porque por Peter pagas hasta por su sombra.

Así es como vendes algo que no es del todo tuyo. La producción la tercerizas, le imprimes tu logo e identidad, el productor está de acuerdo con ese modelo y todos felices.

¿Recuerdas Blockbuster? Me gustaba mucho su personalidad de marca, era normal un viernes en la noche ir a buscar algo bueno qué ver, pero no me daba cuenta de que estaba frente a una especie de modelo White Label, porque muchas productoras que ofrecían exactamente las mismas películas en otras video tiendas, por alguna razón en Blockbuster se veían distinto, hasta mejor diría yo. Obviamente era una sensación y era gracias a su receta secreta que la tenían muy bien formulada y se basaba en la experiencia de compra, o mejor dicho de alquiler; y aquí es donde comenzó a entrar el concepto de ofrecer un bien a cambio de una mensualidad, cosa que no se les ocurrió a ellos. Si tan solo John Antioco (Blockbuster) no se hubiese reído de la oferta de Reed Hastings (Netflix) cuando le ofreció manejar el streaming por $50 millones.

Se estima que hoy Netflix vale unos $125 billones, transformó la forma de llevar entretenimiento directamente a los hogares, primero con DVDs y luego apoyándose en la tecnología del streaming pero más importante aun, descubriendo las necesidades de una nueva generación emergente que está desde los años noventa creciendo con el concepto de “no propietarios”. Tienen literalmente todo tipo de contenido en la palma de sus manos, siempre que paguen su mensualidad. Entonces para qué comprar ese CD si existe Spotify y además solo me gustan 3 de 12 temas, o por qué comprar una película en veinte dólares cuando puedo ver centenares o más pagando una suscripción. ¡Ahora más baja aun con Disney Plus irrumpiendo con su enorme catálogo, incluyendo Star Wars!. Entraron con Fuerza... literal.

Inspírate aquí

A estos modelos de negocio se le fueron sumando otros atributos. Las marcas comenzaron a construir experiencias para sus suscriptores, aquí debo comentar la mía propia como consumidor de contenido del canal TNT cuando acuñó la frase “Pasa en las películas, pasa en la vida, pasa en TNT”, entrando en sintonía con el usuario, que lo que está viendo forma parte de la vida real y el canal se lo está dando; y hasta fueron un poco más allá con un cambio muy sutil al lado de su Logo Mosca (el logotipo que identifica al canal en alguna esquina de la pantalla), antes uno podía leer “Estás viendo Volver al Futuro” pero lo cambiaron a “Estamos viendo Volver al Futuro”, ¿sientes la diferencia? Con esto te dicen que están disfrutando de la experiencia contigo, te acompañan dentro de tu burbuja y así ambos son partícipes de un momento compartido. Así no solo te sientes incluido sino que además, podrías llegar a percibir que las películas y series que transmite TNT se ven distintas, las consideras como de ellos aun sin serlo. Hasta que hace poco dijeron ¡¿Hey por qué no?! y lanzaron sus propias producciones de películas y series, siguiendo los pasos de HBO y Netflix.

¿Cómo puede encajar tu producto o servicio en todo esto?

Entregas a domicilio

La COVID 19 viralizó el delivery. Aquí hay grandes oportunidades, sobre todo en países donde este sistema no está aun bien explotado. Fíjate que el énfasis lo hacen en la calidad del envío,

puntualidad, responsabilidad, posibilidad de hacer el tracking; pero nunca hablan del producto que están entregando, sus bondades no son relevantes, de hecho allí debes tener mucho cuidado, porque según sea la satisfacción del cliente con el producto podría salpicarte a ti y a tu servicio de entregas para bien o para mal. Esto me recuerda que siempre me llamó la atención el slogan de Domino’s Pizza, “¡Nadie entrega mejor!”, no se referían a la pizza en ningún momento aun siendo su producto bandera. No fue sino hasta hace pocos años que lo cambiaron a “¡Nadie hace mejores pizzas… Nadie entrega mejor!”. Bueno, ellos sabrán ¿verdad?.

Toma en cuenta estos factores desde el lado del cliente:

Tercerización de alimentos

Tercerización de la Producción

Puede que desde ya estás comenzando a ver una oportunidad en esa pequeña compañía que hace unos excelentes pasteles, pie de limón o pan artesanal con buenos precios al mayor y no cuentan con una marca comercial. Tu innovación puede ser cómo lo presentas, cómo lo vendes,

competitividad en precio, personalidad de marca y tantas otras; en resumen debes pensar cómo hacer para que tus clientes existentes o potenciales sientan que es tuyo, o mejor aun, se convenzan que los hiciste especialmente para ellos. Debes encontrar ese punto diferenciador que hará que ese mismo producto, aunque otros también lo vendan, resalte bajo tu identidad. Ahí es donde entra en juego una estrategia de marketing digital eficiente e integral y no tiene que ser costosa, solo así lograrás el tan anhelado ¡wow effect!.

Como todo negocio, este modelo también tiene sus oportunidades y riesgos:

Toma en cuenta que todo emprendimiento tiene sus dificultades y estos ejemplos no son la excepción, por eso es importante escribir un plan donde se pueda detallar el alcance del proyecto, también es vital que para mantener el control debes insistir en la propiedad, aun si comercializas productos que no pasan por tu mano de obra, sigue siendo tu marca y servicio lo que el cliente va a recibir. Te recomiendo documentar claramente que ejerces la propiedad de los productos mientras tu logo esté en el empaque. También aprender a dirigir y a administrar es una prioridad, porque ayuda a proteger la longevidad de tu negocio aun subcontratando.

Créditos para imágenes:
Tim Mossholder
Jesse Ramirez

@pexels
@unsplash
hip2save.com
psdgraphics.com

54321
(14 votes. Average 4.64 of 5)